La solidaridad de varias entidades comarcales ha conseguido hacer realidad una importante necesidad para un pequeño dianense de 11 años. Alberto, que padece pelizaeus merzbacher, una de las denominadas “enfermedades raras”, tiene por fin un coche adaptado en el que poder viajar con su silla de ruedas junto a su familia.

Y todo gracias a la solidaridad de diferentes colectivos comarcales que se han interesado por su caso y han conseguido hacer realidad esta importante adquisición para Alberto y sus padres. Jessica Romero, madre de Alberto, lleva luchando por la calidad de vida de su hijo desde que con un año le diagnosticaron la enfermedad. Pero Alberto crece, y tenerlo todo adaptado para él es cada vez más complicado.

Es por ello que hace tres años comenzó una recogida de tapones de plástico para conseguir dinero y financiar la compra de un vehículo adaptado, cuyo precio ascendía a 30.000 euros. En esa aventura contó con la colaboración de la empresa Segaria Plast, el Ayuntamiento de Dénia y Urbaser, que almacenó los tapones y los trasladó a la empresa. Gracias a esa recogida solidaria de tapones, consiguieron recaudar 3.000 euros, pero no era suficiente para adquirir el coche.

Al mismo tiempo que esto sucedía, y con la colaboración de su amiga Teresa Rawlinson, buscó a través del grupo de Facebook Javea Connect una casa de alquiler en el municipio vecino para poder descansar unos días con su familia. Lo que pretendía Jessica en ese momento era conseguir un alquiler vacacional más asequible, y lo que finalmente consiguió fue que cuatro personas le cedieran desinteresadamente sus viviendas para pasar unos días de descanso con su familia.

A raíz de ese primer contacto con el grupo, fueron muchas las personas que se interesaron por la historia de Alberto y que quisieron colaborar económicamente con la familia. También se puso en contacto con ellos la organización sin ánimo de lucro Grant a Wish, que ayuda a familias con necesidades especiales. ¿El resultado? gracias a la colaboración de todos esos colectivos y de personas anónimas, Jessica y su familia han podido financiar la totalidad del vehículo adaptado.

Ahora que la adquisición del vehículo es una realidad, Jessica, en nombre de su familia, ha querido agradecer públicamente la colaboración de las personas y entidades que lo han hecho posible, como son Javea Connect, Grant a Wish, The Original Charity Shop de Jávea, The Secure Storage, Lark Erikson y sus compañeros, Lynn Capon y Amigos de Oliva; Los Leones de Teulada y Moraira; Albertos fund, Ian, Hannah y Karl. En especial Jessica quiso destacar la colaboración de dos mujeres, Aileen y BJ, que gracias al reto de subir al Mirador de Jávea consiguieron 3.000 euros para la causa.

Todos ellos, junto a la cesión del antiguo vehículo de la familia, por el que les dieron 8.000 euros, han hecho posible que a partir de ahora la movilidad de Alberto sea mucho más sencilla.

Fuente: Denia.com