El CERMI (Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad) de Canarias, ha reinvindicado el concepto, personas con discapacidad, después de que últimamente sea frecuente el uso por parte de administraciones, entidades, escuelas, medios de comunicación, y personas en particular, el uso del término, personas con diversidad funcional para referirse a la discapacidad.

El Comité basa su defensa y entiende que es un concepto reconocido socialmente amparado por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Personas con Discapacidad aprobado en 2006 y aceptado en la mayor parte de los países integrantes.
De igual forma, en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, en el título III, Infracciones y Sanciones, dentro de su disposición adicional octava, recoge que,

“a partir de la entrada en vigor de la presente Ley, las disposiciones normativas elaboradas por las administraciones públicas utilizarán los términos persona con discapacidad o personas con discapacidad para denominarlas”.

El concepto, personas con diversidad funcional es no solo ambiguo sino que hace invisible al colectivo, puede generar confusión, inseguridad jurídica y rebaja la protección que todavía es necesaria. Mediante la expresión, personas con discapacidad se permite dar a conocer una realidad con la que hacen frente cada día muchos millones de personas y de esa forma se hace visible su esfuerzo y la defensa de sus derechos.

El CERMI ha lanzado el lema, “NO NOS CAMBIES EL NOMBRE, AYÚDANOS A CAMBIAR LA REALIDAD”, de forma que se reflexione sobre los usos y términos con los cuales se ha de expresar los problemas, noticias, sucesos, etc. que tienen lugar en la vida de las personas con discapacidad y añaden que siempre se debe ser muy cuidadoso y respetuoso para no hacerlos invisible.

 

Fuente: Periodistas