paralimpicoLos pioneros del deporte adaptado se felicitan del buen momento que atraviesa el deporte adaptado en España. Los protagonistas perciben un mayor interés por parte del público y, lo más importante, las empresas. «Me da pena irme en un momento tan dulce. Sí que quiero vivir estos Juegos como si fueran los últimos», responde David Casinos ante la pregunta de siempre, esto es, si se retirará después de Río. Y es que la posible marcha del atleta paralímpico más mediático, o la de gente como Ricardo Ten y Teresa Perales, da vértigo. En el propio Comité Paralímpico se han encendido las alarmas ante la incertidumbre por el relevo generacional.

Así lo expresó ayer en Valencia Alberto Jofre, director del Comité Paralímpico, en un acto en que se presentó la primera preselección del equipo español que competirá en Río del 7 al 18 de septiembre. En esa lista hay 23 deportistas de la Comunitat, algunos de los cuales ya tienen asegurada su presencia en los Juegos Paralímpicos. Otros deben pelearla aún, ya que la convocatoria definitiva se dará a conocer a principio de junio. El acto estuvo presidido por la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y el conseller de Deportes, Vicent Marzà, quien anunció una línea de subvenciones de 150.000 euros para proyectos inclusivos.

Jofre apuntó que el objetivo de la delegación de 110 deportistas que irá a los Juegos es al menos igualar las 42 medallas obtenidas en Londres. Avisó que para esta cita la competencia será mayor ante la pujanza del movimiento paralímpico en todo el mundo. En Río comparecerán 176 países. Y ahí fue donde expresó su preocupación por el futuro: «Muchos de estos países se han incorporado y nuestro principal problema es el del relevo generacional. Por cada cuatro medallistas que se retiran, se incorporan entre uno y dos».

El director del Comité Paralímpico Español reclamó el respaldo de todas las instituciones, desde Ayuntamientos, hasta los gobiernos autonómicos y Central, pasando por las Federaciones para plantar cara a este problema. «Podría dar una conferencia sobre esto, porque las causas son diversas», afirmó Jofre, quien incidió en la crisis económica como uno de los principales factores. Sin embargo, también enumeró otros a modo de ejemplo: «Las instalaciones presentan barreras arquitectónicas. Por ejemplo, sólo el 17% tienen los vestuarios accesibles. Luego está el hecho de que la medicina avanza y hay menos personas con discapacidad. Además, el 14% de la población tiene una licencia federativa, mientras entre los discapacitados sólo se llega al 0,5%». También apuntó a la necesidad de un trabajo inclusivo de los profesores de educación física en los colegios e institutos: «En ese sentido me consta que en Valencia se está realizando una buena labor, sobre todo por el manual que se ha elaborado desde la Fundación Trinidad Alfonso».

Recuperar la vela

Entre los valencianos que irán a Río están los regatistas Héctor Álvarez y Manu Gimeno. Ellos, y cualquier deportista adaptado de la disciplina de la vela, saben que no estará en Tokio, ya que esta disciplina ha quedado fuera del programa de 2020. «Desde el Comité Paralímpico hemos peleado para que se mantuviera, pero es que no cumplía todos los criterios de universalidad. Esperemos que sí cumpla esos requisitos y vuelva a estar en los Juegos de 2024», expresó Alberto Jofre.

Al acto de ayer acudieron algunos de los deportistas de la Comunitat que pelean por ir a Río en disciplinas tan diversas como la natación, el atletismo, el ciclismo, el boccia o el tiro con arco.
Fuente: lasprovincias.es

Posted on Categories Accesibilidad, Actividades, Comité Paralímpico, EspañaTags , , , , ,

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.