El tándem formado por Ignacio Ávila y Joan Font, vigente subcampeón paralímpico de fondo en carretera, logró la medalla de oro en la prueba de persecución en el estreno de España en el Campeonato del Mundo de ciclismo adaptado en pista que se celebra en Los Ángeles (Estados Unidos).

La pareja española se midió en la final a los australianos Kieran Murphy y Lachlan Glasspool con el objetivo de mejorar las platas conquistadas el año pasado en Montichiari (Italia) y en 2014 en Aguascalientes (México).

“Los australianos eran un rival complicado, ya que siempre son muy competitivos en esta prueba, pero desde la salida fueron por delante los nuestros, destacándose claramente a mitad de carrera e incluso doblando en la última vuelta a los australianos”, destacó el seleccionador Félix García Casas.

Ignacio Ávila y Joan Font ya se habían proclamado campeones del mundo de fondo en carretera en Nottwil (Suiza) en 2015 y subcampeones en fondo y en contrarreloj en Baie-Comeau (Canadá) en 2013.

El resto de los españoles no pudo subir al podio en la jornada inaugural. En el kilómetro de la clase MC3, el navarro Eduardo Santas terminó octavo. En esa misma prueba, el vasco Amador Granados acabó aún más alejado de las medallas, aunque su objetivo es la velocidad por equipos.

En la contrarreloj de clase MC1 -la de los ciclistas con más discapacidad-, el barcelonés Juanjo Méndez terminó sexto y el valenciano Maurice Eckhard fue noveno en la MC2.

En la segunda jornada llegará el turno para Pablo Jaramillo, que peleará por subir al podio en el kilómetro C5, mientras que Juanjo Méndez y Maurice Eckard competirán en las persecuciones de MC1 y MC2. En el kilómetro C4 lo hará César Neira, cuyo objetivo es prepararse para la persecución, su gran objetivo.

 

Fuente: Mundo Deportivo