IRENE-VILLAFundacionTambien-01La periodista es embajadora y beneficiaria de la Fundación También, organismo pionero en deporte adaptado gracias al que descubrió una actividad que le apasiona tanto como esquiar

Embarazada de cinco meses del que será su tercer hijo (“Mi marido solo sabe hacer colitas”, bromea la futura mamá), Irene Villa transmite, a pesar de las duras experiencias por las que ha pasado, positividad con cada una de sus palabras. A sus 37 años, la periodista reconoce que está sufriendo el “mono” de haber ido esta temporada menos de lo que hubiera querido a Sierra Nevada, rincón de Andalucía donde ha encontrado, a través del esquí, una de las actividades que más le apasionan. Gracias a la Fundación También comenzó a practicar este deporte en 2007, momento que supuso un antes y un después para una mujer que es, en sí misma –y para todos-, un ejemplo de superación y fuerza.

-¿Qué le ha dado esquiar que no haya encontrado en otras prácticas?

-Lo que más se añora cuando se tiene una discapacidad: la libertad, la velocidad y la adrenalina. Puedes ir casi más rápido que quienes llevan esquíes. Es maravilloso. Sea cual sea tu edad y tu discapacidad, si superas el miedo y confías en tu entrenador descubrirás que te haces dueño de tu monoesquí. Además, en Sierra Nevada en concreto (y más… Leer más
por Ricardo Castillejo