5419_villaentrevistaEn declaraciones a ESdiario, asegura que nuestra sociedad necesita a personas que nos ayuden a ver la vida de otra manera. Los discapacitados aportan cariño, amor, alegría y sonrisas.

“Igual que la gente me ayudó en un momento muy difícil de mi vida, yo no tengo otro objetivo que ayudar a personas que están pasándolo mal”, dice. Cuando ella sufrió el atentado de ETA, hace casi veinticinco años, salir en silla de ruedas a la calle era una aventura mal llevada. Considera que se ha avanzado mucho en adaptar las ciudades a los discapacitados, pero aún queda mucho por hacer. También, en cuanto a la integración laboral de este tipo de personas.

La Fundación Irene Villa está trabajando en proyectos que den visibilidad a personas con discapacidad física e intelectual. También está ayudando a niños y adolescentes en riesgo de exclusión social. Otro objetivo de la Fundación es integrar a estas personas en el mundo  laboral. La Flor Dulce de Navidad es su actividad estrella. Se trata de un roscón hecho, decorado y empaquetado por personas con discapacidad intelectual. El dinero recaudado va para las personas que han elaborado el dulce.

Fuente: esdiario.com