La presentación del libro “La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad – 2006/2016: una década de vigencia” puso de relieve cómo nuestro país aún no ha adaptado muchos de los apartados de esta normativa internacional.

Restricciones del derecho al voto para casi 100.000 personas con discapacidad o la no prohibición por completo de las esterilizaciones forzosas, entre los hechos que prueban que el tratado no se está cumpliendo en muchos aspectos.

Balance negativo el que se hizo desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) en el día en el que se cumple una década de la aprobación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que España no haya estado “a la altura del proyecto ambicioso” que supone este tratado, al igual que en su opinión ha sucedido en otros muchos países.

Fuente: Confilegal