Barcelona, 12 sep (EFE).- Los 1.140 alumnos con ceguera o discapacidad visual que vuelven a las aulas este curso en Cataluña contarán con el primer Editor Matemático Accesible EDIC, desarrollado por la ONCE en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Esta es la principal novedad en accesibilidad a los soportes educativos en el curso 2018-2019 que destaca ONCE en una nota de prensa con motivo de la vuelta al colegio.

EDIC permite convertir en tiempo real la signografía matemática estándar en braille, de tal manera que cualquier profesor puede enseñar la materia a un alumno con ceguera sin necesidad de conocer este sistema de lectoescritura.

Además, es una herramienta bidireccional ya que si el estudiante escribe en braille en su ordenador cualquier fórmula matemática, el profesor la puede visualizar en la pantalla de forma estándar y permite la comunicación con el resto de compañeros de la misma manera gracias a la combinación de braille, voz y tinta, convirtiendo a EDIC en una herramienta inclusiva en el aula.

De los 1.140 alumnos que se incorporan hoy a las aulas en Cataluña, 877, lo hacen en Barcelona; 112 en Girona; 49 en Lleida y 102 en Tarragona y el 99%, en centros educativos ordinarios,

En Cataluña, la distribución de los alumnos por niveles educativos es: 239 escolares corresponden a Educación Infantil; 175 son de Educación Primaria; 154 están ya en la ESO; 25 cursan Bachillerato; 71 Ciclos Formativos; 111 son universitarios; y 365 están inscritos en otro tipo de enseñanzas.

ONCE destaca que, siguiendo el principio de la inclusión educativa, el más de un millar de alumnos con ceguera o discapacidad visual grave de Cataluña afrontan la vuelta al cole como el resto de compañeros, con el apoyo educativo de los profesionales de los equipos específicos a la ceguera y la discapacidad visual grave, formados por profesionales de ONCE y del Departamento de Enseñanza, en el marco del convenio firmado por ambas instituciones desde 1985 y renovado por última vez el pasado 5 de julio.

El CREDV/Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Barcelona coordina para toda Cataluña la atención de las necesidades educativas derivadas de la discapacidad visual de cada uno de los alumnos.

Para cada alumno con discapacidad visual se elabora un Plan Individualizado de Atención, según sus necesidades, y se le asigna un maestro de apoyo encargado, entre otras funciones, de asesorar al centro y al profesorado de aula, asesorar y orientar a las familias y realizar un trabajo directo con el alumno. EFE.