Atades y DGA reparten una guía didáctica en colegios e institutos de Aragón para favorecer la integración del colectivo.

children-808664_640Trasladar la realidad de los discapacitados intelectuales a más de 300 aulas aragonesas de educación primaria y secundaria para fomentar la inclusión social. Es el objetivo del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón y la Asociación Tutelar Asistencial de Discapacitados Intelectuales (Atades) que, de forma conjunta, presentaron ayer “De pies a Cabeza”, una guía didáctica elaborada por la Promotora de Acción Infantil (PAI) que ofrece a los docentes actividades para impulsar la normalización y el respeto hacia el colectivo.

El material lectivo comprende 23 propuestas para primaria y 25 para secundaria, adaptadas a la edad de los destinatarios, y todas están pensadas para trabajar en el aula a través de la comunicación, la creatividad y la expresión corporal. En ellas, detalló Gonzalo Ferreró, miembro de la promotora, “el alumnado participa en primera persona y descubre que todas las personas son diferentes y especiales a su manera, de forma que aprende a valorar a la persona que tiene en frente”.

Gaizka Urresti participa

Junto a la guía, se entregará a cada centro una copia de la película “La vida inesperada”, dirigida por Gaizka Urresti, que cuenta la historia de seis discapacitados intelectuales de Atades con distintas edades. El cineasta comentó que el vídeo “permite conocer el día a día de estas personas y comprender, así, que ellas también ligan o también tienen dos novias; que su vida no dista tanto de la nuestra”. En opinión del presidente de Atades, Jesús Soto, la filmografía hará que “las niñas y los niños de los colegios de educación ordinaria en Aragón sepan cómo convivir con sus compañeros de juegos con discapacidad intelectual, algo que debería darse de forma natural, pero que no siempre ocurre”.

Jesús Garcés, director general de Innovación, Equidad y Participación, resaltó que “se trata del primer proyecto de gran envergadura dirigido a concienciar a los jóvenes aragoneses en este sentido”, y anotó que su principal aspiración es “conseguir que las dificultades con las que se encuentra una persona con discapacidad intelectual no se multipliquen ni al llegar a la escuela ni en su vida cotidiana”.

Fuente: El Heraldo