El coste de la obra asciende a 40.000 euros, aportados por el Concello y la Xunta

Los niños de Ponte Caldelas cuentan desde ayer con un atractivo parque infantil dotado de modernos elementos. La nueva instalación, que responde a una vieja demanda de los vecinos, dispondrán también, en breve, de algunos juegos adaptados a las necesidades de los niños con movilidad reducida.
El gobierno tripartito participó activamente en la jornada de inauguración, que consistió en una fiesta infantil con los niños del colegio Manuel Cordo Boullosa. El espacio fue acondicionado con 400 globos y los pequeños pusieron la diversión. El alcalde, Andrés Díaz, afirmóque “trátase dun dos investimentos máis ilusionantes no que vai de mandato municipal”. En la misma línea incidiron los concejales Alfonso Gutiérrez y Manuel Barreiro, este último también director do centro educativo.
El nuevo parque central de la villa, concebido no solo para los niños de Ponte Caldelas, sino para los de toda la comarca, está dotado con hierba artificial en dos colores. En cuanto a su funcionalidad se diseñó con dos zonas bien diferenciadas según la edad de los niños. Todo ello con elementos de última generación, que vienen a sustituir a los antiguos elementos metálicos o de madera, oxidados o astillados, después de más de diez años de uso y deficiente mantenimiento.
El principal atractivo es la tirolínea, que fue una petición que grupos de padres hicieron al Concello cuando se comentó la posibilidad de realizar esta obra. Pero no es el único aliciente, porque también se colocó una red-pirámide de escalada. Los más pequeños disponen también de una “montaña” de juegos con tobogán, unha cama elástica y una amplia oferta de columpios y balancines.
“É unha obra na que puxemos moito cariño e que agardabamos con impaciencia porque pensamos que os nenos son un capital importantísimo para un Concello sensible e preocupado pola cohesión e o benestar social”, destacó Díaz, quien añadió que, afortunadamente, Ponte Caldelas “é un municipio que está a crecer e que precisa deste tipo de infraestruturas”.
La obra costó 40.000 euros y se financió con aportación municipal y con fondos de la Xunta.
Fuente: Faro de Vigo