Juan Postigo, actual campeón de Europa de golf adaptado, se va a convertir en el primer jugador amputado español sin prótesis en cumplir su sueño de llegar al profesionalismo.

De esta forma, el deportista cumplirá este sueño que tenía “desde pequeño” y además podrá “vivir” de su “deporte”.

Para poder participar en el circuito profesional necesita mejorar una décima su hándicap, es decir, bajarlo de 1,5 a 1,4. Sin embargo, ya tiene asegurada su presencia en el Open de Barranquilla (Colombia). A esta cita acudirá como invitado a medirse con los profesionales. El torneo se disputa entre el 18 y el 24 de abril.

Antes del profesionalismo

Posteriormente, a mediados de mayo, competirá en Sudáfrica en uno de los torneos más importantes del golf adaptado. Es como un “segundo mundial“, explicó el cántabro de 20 años.

Antes de su paso definitivo al profesionalismo, Postigo quiere jugar el Campeonato de Europa por equipos de golf adaptado, algo que no podría hacer si ya se hubiese convertido en profesional. Este se disputará en el Algarve (Portugal) en el mes de junio.

Juan Postigo empezó a jugar a golf a los nueve años gracias a su abuelo

El español reconoce que todo esto es gracias a su abuelo, a quien acompañó un día a ver jugar cuando tan solo tenía nueve años. Poco después de eso abandonó la vela para despuntar con los hierros y las maderas.

Además, explicó que pese a la falta de una pierna por un problema congénito nunca ha tenido la sensación de tener que adaptarse. “Yo no tengo dificultades. Nunca he sabido lo que es jugar con dos piernas“. Asimismo, reconoció que las únicas “dificultades” son las que plantea el propio deporte. “Tengo las que puede tener culquier jugador para salir de un bunker, por ejemplo”.

Es algo que ha demostrado puesto que en los últimos 3 años ha pasado del hándicap inicial de 36 a tan solo 1,5. El jugador recorre los campos de golf con sus muletas y la bolsa de palos en la espalda. Y, aunque empezó a jugar con prótesis, las cosas cambiaron tras una intervención a la que se sometió para “acoplar una mejor”.

El golf como forma de vida

“Me dejaron algún nervio un poco tocado y ya no puedo apoyar algo contra el muñón, por el dolor”, explica Postigo, quien ya dedica a su deporte prácticamente todo el día, entre el gimnasio, los campos y su trabajo en la sección de golf de Decathlon.

“Soy bastante consistente en el juego largo”, comenta Postigo, quien se machaca día a día en el gimnasio para hacer frente a la evidente falta de potencia al tener que golpear en equilibrio sobre una pierna. “Antes era mi punto débil. No estaba preparado para conseguir distancia y estabilidad. Como les pasa a muchos, mi debilidad ahora está en el putt“.

Empezar a entrenar con Santiago Carriles ha sido “un revulsivo”

Postigo explica que para él empezar hace un año a prepararse con Santiago Carriles ha sido “un revulsivo”, porque le hacia falta “cambiar de ritmo”. Antes, de la mano de Pepe Heras, Postigo se proclamó campeón de España de Golf adaptado, título que logró tres veces consecutivas (2014 a 2016), en su particular pugna con el castellonense Antonio Llerena, actual campeón.

Pero, sin duda, el mejor resultado de Juan Postigo llegó en el Barbora Golf Resort de la República Checa. Allí se proclamó campeón de Europa de golf adaptado (2016), pese a afrontarlo con una tendinitis en la rodilla. Tuve que jugarlo jugar “un poco tocado”.

“Vivir del golf”

“Creo que gané por eso, porque no podía dar fuerte a la bola y jugué tranquilo y sin presión”, explica, recordando que siempre fue “a rebufo” del francés Charles Henri Quelin. Empató el último día en el hoyo 18. Después, acabó ganando en el segundo hoyo del play off. Sentí una “alegría inmensa”.

Una vez se produzca el salto al profesionalismo, Juan Postigo confía en poder “vivir del golf“. A diferencia del adaptado en el que “no se puede ganar dinero”, ya sí podrá hacerlo. “Más que en premios”, que es difícil que estén a su alcance, “sí en patrocinios“.

Con la fuerza de voluntad que ya ha demostrado, uno se pregunta si habrá algo que se ponga por delante para evitar que Juan Postigo alcance su sueño de convertir su pasión en profesión.

Fuente: practicodeporte