Tras más de cinco horas de espera en diferentes ventanillas, algunos de los clientes reclamaron la devolución del dinero. Otros se quejaron de las nuevas reglas para disfrutar de las atracciones

Las primeras horas de la nueva temporada de PortAventura World tuvieron alguna pega en su estreno. Los clientes con discapacidad o familiares tuvieron que soportar interminables colas para poder disfrutar de las atracciones y espectáculos.

La mayoría de ellos, además, han perdido los privilegios de otras temporadas, donde una pulsera acreditaba ser familiar o persona condiscapacidad y ello les permitía ahorrarse las colas en las atracciones.

Por todo ello, la gente que desconocía la información –sólo los que eran socios habían recibido un mail explicando los cambios para 2017– empezó a conocer la nueva política para estas personas y con ello su disconformidad y enfado. Beatriz Robles, de Madrid; Núria Contreras, de León; Virgina González, de Menorca, Itziar Madina, de Bilbao, o Miguel Ángel Trincado explicaron al Diari mientras hacían colas su enfado por la espera y por los cambios efectuados para la temporada.

Una de las medidas que generó mayor indignación es la anulación de un pase especial del que gozaban familiares y personas con discapacidad y que permitía saltarse las colas en las atracciones y poder reducir el tiempo de espera. Ahora, este año, «los accesos a las atracciones por las vías adaptadas serán válidos solo para las personas con discapacidad que también tenga reconocida movilidad reducida» y en estos casos, el usuario debe dirigirse a la oficina del club para actualizar datos.

La nueva política ha eliminado a un gran número de usuarios que se beneficiaban de esta medida y fueron ellos los que ayer montaron en cólera ante los trabajadores de las oficinas. Algunos pidieron la devolución del dinero de la entrada –lo consiguieron– y otros aceptaron volver otro día sabiendo con lo que se enfrentaban. Los usuarios con discapacidad inferior al 75% y sin silla de ruedas deben hacer las colas como el resto de clientes del parque y ello es lo que motivó un enfado en las colas que llegaron a este rotativo.

PortAventura tomó nota del problema y analizará lo ocurrido en el día de estreno.

 

Fuente: J. Cabré. Diari de Tarragona