jpgO Porriño dispone de un servicio de autobuses de transporte público que permite viajar a Vigo cada media hora. Los usuarios se han beneficiado además de una rebaja considerable en el precio de los billetes tras la entrada el funcionamiento del transporte metropolitano. El problema viene cuando uno se encuentra en silla de ruedas o tiene movilidad reducida. Por más que quiera viajar, nunca lo podrán hacer porque los autobuses que cubren esta línea no están adaptados para este colectivo de ciudadanos.

Las personas con discapacidad que necesiten desplazarse tienen que hacerlo siempre en vehículos particulares o pagarse un taxi. El colectivo de discapacitados se encuentra en una situación de desventaja respecto al resto de los usuarios para poder disfrutar de un servicio público que se paga con el dinero de todos los contribuyentes. Para protestar por esta discriminación, uno de los afectados, Israel Mercader, una persona muy conocida y apreciada en O Porriño, convocó ayer por la tarde una manifestación en la parada de buses de la Avenida de Galicia. Su llamamiento tuvo eco en todos los colectivos de personas con discapacidades de la comarca, que se pusieron detrás de una pancarta en la que podía leerse el lema «Autobuses sen barreiras». Personas de todos los colores políticos secundaron también esta protesta.

Entre ellos se encontraba la propia alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, que también hizo suya la reivindicación y acudió a título personal y representando al Ayuntamiento.

«Es imprescindible que tengamos un transporte público de calidad con líneas que den servicios a todos los ciudadanos y que no haya esta exclusión», manifestó la regidora socialista, que criticó a la Xunta por hacer un plan de transporte que se limitó a que fuera más barato, «pero no se ocuparon de que todos los ciudadanos puedan hacer uso del mismo».

Numerosas personas con discapacidad acudieron a la concentración para hacer visible su malestar por no poder utilizar el transporte público. «No podemos movernos en igualdad de condiciones», protestaba Marcos Silva Fernández, que preside la asociación de Vecinos Alba de Torneiros. Marcos Rodríguez, otra de las personas afectadas, manifestó que este acto de protesta es para dar a entender a la sociedad y a los responsables políticos la dificultad añadida que tienen para poder desplazarse. «Para nosotros es más costoso porque los autobuses no están adaptados y debemos buscar otras alternativas», dijo. Las empresas de transporte ofrecen la posibilidad de que, avisando con antelación se pueda preparar un autobús adaptado. Sin embargo, en O Porriño ni siquiera tienen esa opción. «Para nosotros es un handicap muy importante para poder tener una vida social normal como el resto de los ciudadanos», afirma Marcos.

Fuente: lavozdegalicia.es